Lista de habilidades blandas

Lista de habilidades sociales

Hoy vamos a hablar sobre un gran tema de la Psicología que es el de habilidades blandas, un tema que nos interesa a muchos, afecta a entre un 20 y un 30 por ciento de la población además es un tema muy amplio porque podemos hablar tanto de habilidades blandas como de ansiedad a la hora de hablar con otras personas o de estar en situaciones sociales, de asertividad o de estilos de comunicación entonces, ¿qué te parece si hablamos un poco de qué son las habilidades sociales? muy bien, perfecto.

Que son las habilidades blandas

Las habilidades blandas son ese conjunto de habilidades que se aprenden de manera natural, y que por tanto pueden ser aprendidas, cuyo objetivo va a ser desarrollarnos de manera social y funcional teniendo en cuenta el contexto social y cultural en que nos encontramos, es decir, conseguir expresarnos con nuestros objetivos personales sin vacilar, pero también teniendo en cuenta las emociones de los demás, sin herir, sin dañar siendo sensibles a la situación en la que estamos.

No es lo mismo hablar en un contexto de estar entre amiguetes que estar hablando con un cliente, por ejemplo, en una relación profesional, y teniendo en cuenta a quién tenemos delante, al interlocutor, diremos que es sobre todo desarrollar esa capacidad de adaptación para cada situación.

Cuando hablamos de habilidades sociales hacemos referencia a habilidades como empezar conversaciones o mantener conversaciones, o por ejemplo también ser capaz de decir que no, recibir críticas o dar críticas. Vamos a ver que hay un bagaje de muchísimas habilidades y que a lo mejor, una falta en alguna de ellas, nos puede afectar muchísimo en nuestro día a día.

Lo que queremos plantear es que esto se puede trabajar si tenemos una carencia de una habilidad específica se puede trabajar esta habilidad y por tanto nos puede ayudar en nuestro día a día además, tener un buen nivel de habilidades blandas está directamente relacionado con un buen nivel de autoestima y con un bajo nivel de depresión.

Las habilidades que comentamos como decir que no, hacer críticas, recibir críticas, son habilidades que en general a mucha gente les cuesta desarrollar o suele haber bastantes problemas a veces con aprender a decir que no o aprender a expresar una crítica o incluso aprender a recibir cumplidos. Exactamente lo comentábamos antes, aproximadamente un 20 o un 30 por ciento de las personas tienen algún déficit en algunas habilidades específicas esto quiere decir que a lo largo de su día va a tener unas dificultades solamente en el tema de comunicarse y luego la problemática que tienen por detrás añadido.

Lista de habilidades sociales

Además, si nos pusiéramos estrictos siempre hay un margen de mejora en habilidades blandas no somos completamente hábiles en todo lo que hacemos. No existe el ser social perfecto, lo que sería muy interesante sería hacer una diferencia entre lo que es ansiedad social y falta de habilidades sociales no es lo mismo aunque muchas veces vaya junto, no es lo mismo una persona que tiene mucho miedo, mucha ansiedad frente a situaciones sociales en las cuales tiene que expresarse, a personas que a lo mejor no tienen miedo pero que no saben la manera de hacerlo.

Sí que vamos a ver que estas  muy a menudo van a ir relacionadas, pero el abordaje será diferente porque si una persona no tiene las habilidades tendremos que entrenar para que adquiera esas habilidades. En cambio, una persona puede tener ansiedad en situaciones sociales, por ejemplo, hablar en público que es una situación donde habitualmente se siente ansiedad pero que no le falten las habilidades, que sepa perfectamente qué es lo que tiene que hacer pero esa ansiedad le corte y le impida estar en la situación.

Estamos hablando más de habilidades blandas y no tanto de ansiedad social, los datos epidemiológicos dicen a cuanta proporción de la población le afectan estos problemas y cuando hablamos de ansiedad social podríamos decir que, bueno, que hay un porcentaje de población de personas tímidas que sería bastante elevado un 20% aproximadamente.

Puede que luego eso se convierta en un problema a trabajar de forma específica ya es mucha menos gente, entre un 1,5 y un 2,5 por ciento entonces, si hablamos de ansiedad, pues eso, estamos entre el 1,5 y 3,5 pero si hablamos de habilidades sociales el porcentaje es el que habías dicho antes un 20 o un 30 por ciento de la población.

Como mejorar mis habilidades blandas

Vamos a enmarcar un poco el tema para facilitarte si estas leyendo esto y piensas, «bueno, a mí me gustaría mejorar mis habilidades blandas» te damos alguna pauta a nivel de pensamientos de cómo enfocar el tema para que podamos trabajar de forma útil y no nos dejemos llevar por pensamientos catastróficos de «nunca voy a poder mejorar» o «siempre lo hago mal y siempre lo voy a hacer mal en el futuro».

Como enfoques cognitivos te diremos que, ante una situación social, nos podríamos plantear, por ejemplo uno sería que ser asertivo o tener habilidades sociales y expresarlas es un derecho y nunca una obligación.

Nos llegaba un comentario de un lector que decía «pues me encantaría en esa situación hablar perfecto expresarme con una comunicación fluida tranquila, pausada»…Bueno te decimos que no tienes por qué hacerlo, es decir, es una opción puedes hacerlo, pero no hay una obligación. Entonces cuando te expreses exprésate desde el enfoque de no estoy obligado a expresarme de forma perfecta.

Hay veces puede ocurrirnos que echamos la vista atrás decimos «yo en esta situación dije tal cosa y en realidad no fui asertivo debería haber dicho tal otra», no hace falta que nos fustigamos por lo que ya ha pasado lo importante es tener en cuenta que podemos ser asertivos y que si en un momento dado no lo hemos sido tampoco pasa nada, no es una obligación ser asertivo en el cien por cien de las situaciones.

Ejemplos de aptitudes blandas

Podemos darnos cuenta que no hemos sido asertivos y a partir de ahí mejorar nuestro estilo de comunicación entendiendo la asertividad como la capacidad de expresarse de una forma funcional teniendo en cuenta las emociones de la persona con la que hablamos, entonces, lo que hemos dicho: podemos ser asertivos pero ser asertivo es un derecho, nunca jamás una obligación, y y aunque nos equivoquemos o aunque no digamos las cosas como nos gustaría tenemos que pensar que tenemos también derecho a equivocarnos.

No hace falta ser habilidosos al cien por cien, lo que comentábamos antes, siempre hay un margen de error entonces podemos equivocarnos y no pasa absolutamente nada podemos incluso cambiar de opinión y tenemos todo el derecho de hacerlo de hecho, otra perspectiva que nos puede ayudar a enfocar una situación social será que «la única persona con derecho a juzgarme soy yo«, nadie más puede juzgar tu comportamiento, nadie más tiene el derecho de juzgarlo como diríamos aquí si alguien nos juzga ese es su problema, no el nuestro sólo nos juzgamos a nosotros mismos no tiene sentido estar siempre al tanto de lo que los demás opinen de nosotros que eso lo que va a hacer es generarnos más ansiedad.

Está bien enfocar desde los derechos asertivos porque da un margen de respiro, de que no hay que ser perfectos al cien por cien pero podemos ir mejorando nuestras habilidades porque al fin y al cabo son aprendizajes aprendemos a a expresarnos a comunicarnos con otras personas mediante la lista de habilidades blandas, entonces simplemente es entrenarnos en ello.

Deja tu comentario