El estrés y el aumento de peso

estres y aumento de peso

El estrés puede afectar prácticamente a cualquier parte del cuerpo y producir síntomas físicos, mentales y emocionales, incluyendo alergias, mareos, dolor de cabeza, palpitaciones del corazón, sensibilidad ambiental, pérdida de la coordinación, alteraciones de la inmunidad y aumento de peso.

El estrés y el aumento de peso

El aumento de peso se asocia a menudo con la mala alimentación y una vida demasiado ocupada que ejerce un estrés crónico en las personas. Niveles elevados de cortisol, la posible resistencia a la insulina y por lo tanto el aumento de peso, son algunos de los síntomas en el cuerpo que puede llegar a provocarnos un exceso de estrés.

En un cuerpo sano, los carbohidratos se convierten en glucosa y se mantiene un nivel de glucosa en sangre de 60-120mg/dl, independientemente del consumo en la dieta diaria. El páncreas responde a este cambio de niveles de azúcar en sangre mediante la secreción de una cantidad excesiva de insulina, cuya función es eliminar la glucosa del torrente sanguíneo y ayudar a entrar en las células del cuerpo.

Si esto se realiza correctamente, el nivel de glucosa en sangre volverá al rango normal. Pero si este sistema fallara, el exceso de insulina no sería reconocido por las células y tampoco podría eliminar la glucosa del torrente sanguíneo.

El resultado es un aumento de los niveles de insulina en sangre, que es el mejor estimulante del apetito. La liberación excesiva de insulina emite el mensaje al cuerpo de almacenar grasa en el abdomen.

El estrés crónico es el culpable del 50 por ciento de las personas con sobrepeso. Las patatas fritas, el chocolate y los helados son algunos de los alimentos más comunes que la gente suele buscar cuando está estresada.

El problema no es simplemente que la gente come demasiados carbohidratos, eliminarlos de la dieta no hará que su cuerpo vuelva otra vez a un estado saludable, ya que los necesitamos para el buen funcionamiento de nuestro cerebro. Lo que si debemos corregir es la disfunción del metabolismo de estos hidratos de carbono.

estres dolor de cabeza

Formas de combatir el estrés

– Haga una lista de alimentos y cantidades en su dieta normal, verá la diferencia que existe en ella cuando está estresado.

– Desarrolle saludables hábitos de comida.

Busque ayuda y hable de ello.

– La risa es muy importante.

– El ejercicio es fundamental.

– Sea creativo.

– Aprenda a planificar y tener prioridades.

– Intente pensar en positivo.

– Tenga amor propio.

– Practique métodos de relajación.

Nutrientes contra el estrés

– Las vitaminas del grupo B, sobre todo B3, B6, B12. Las recomendaciones de niacina (B3) varían según la edad, pero se sitúan entre 25 y 100 mg / día. La dosis recomendada de vitamina B6 suele ser 2.000 mg / día y la vitamina B12 que es esencial para el metabolismo de los tejidos nerviosos y necesaria para un sistema nervioso sano, la dosis recomendada es de 100 mcg / día.

– La vitamina C, cuya dosis normalmente es de 250 mg / día, pero puede llegar a ser necesario dosis de hasta 2 g / día.

Ginseng, la dosis recomendada es de 200 a 600 mg / día como apoyo a la tensión causada por el estrés, el ginseng se utiliza tradicionalmente en un régimen de tres semanas con dos de descanso. Puede tardar varias semanas en manifestar los efectos.

– Otros como el magnesio y la jalea real, pueden ser muy importantes en la lucha contra el estrés.

El estrés es algo que forma parte de nuestra vida, lo que realmente importa es: qué cantidad de estrés, qué tipo de estrés y seguramente lo más importante, cómo se enfrenta cada persona a las distintas situaciones de estrés.

Deja tu comentario