Lista de dietas yo-yo

desayuno de dieta yo-yo

Las dietas yo-yo son características por seguir un patrón cíclido de la pérdida constante y ganancia de nuestro peso corporal. Muchas personas prefieren elegir una forma de hacer una dieta que incluya saltarse las comidas y darle a su cuerpo una ingesta muy baja en calorías.

Hay una creciente evidencia de que las fluctuaciones continuadas en el peso pueden conducirnos a trastornos cardiovasculares y metabólicos como la hipertensión y la diabetes. Este riesgo parece ser mayor en personas con peso normal o ligero que en personas obesas.

Los efectos de las dietas yo-yo

Cuando una persona pierde peso, lo hace tanto en tejido adiposo como en músculo. Cuando el peso se vuelve a poner, sin embargo, tiende a estar formado por una mayor proporción de grasa y menos músculo, dejando a la persona más gorda que nunca.

Además, la pérdida y la ganancia se asocia con una mayor cantidad de grasa almacenada en el abdomen, un patrón de distribución de la grasa vinculados a un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y la diabetes.

Las dietas yo-yo tienen un efecto definitivo en los alimentos preferentes, aumentando el deseo por la grasa. La grasa es la fuente más concentrada de calorías en la dieta, y el cuerpo las almacena con más facilidad que las calorías excedentes de carbohidratos o proteínas.

Ciclos repetidos de pérdida y ganancia tienen un alto costo psicológico. Muchos perciben cada intento fallido de mantener el peso como un fracaso personal. El resultado, con el tiempo, es la erosión de la autoestima, junto con la depresión e incluso culpabilidad.

Las personas que repetidamente pierden y recuperan el peso debilitan su sistema inmunológico. Algunos estudios sugieren que los ciclos de peso pueden aumentar el riesgo de ciertos problemas de salud. Estos incluyen la presión arterial alta, colesterol y la enfermedad de la vesícula biliar.

El cuerpo tiene un peso interno que se esfuerza por mantener y su metabolismo se ralentiza, cuando estamos con la dieta, con el fin de conservar la energía y almacena hasta más grasa para protegernos de otras futuras restricciones de comida.

Desafortunadamente, la mayoría de las mujeres se sienten mal acerca de sus cuerpos. ¿Sabía usted que hasta dos tercios de las mujeres se sienten insatisfechas con alguna parte de su cuerpo y que del 80 al 90 por ciento de personas que realizan este tipo de dietas son mujeres?

Esta tendencia se ha inculcado por desgracia desde nuestra juventud. Varios investigadores han encontrado que alrededor del 70 al 80 por ciento de las niñas de 10 años de edad están a dieta.

La ironía es que la mayoría de las mujeres son poco realistas con su cuerpo y se ven más gordas de lo que realmente son. De hecho, un estudio mostró que el 70 por ciento de las mujeres jóvenes en los Estados Unidos e Inglaterra pensaban que tenían exceso de peso a pesar de que estaban dentro de su rango normal.

Recuerde, una dieta estricta seguido por un rebote en el peso, sólo agravará la situación y dañará su metabolismo.

dieta yo-yo ingesta de agua

Consejos básicos para evitar las dietas yo-yo

Si bien no hay garantía de que el peso perdido en la dieta no se recuperará con el tiempo, hay pasos a seguir para evitar quedar atrapados en el círculo vicioso de estas dietas. Una de ellas es, mantenerse alejado de las dietas que promueven la pérdida rápida de peso.

Cuando se elimina más de un kilo o dos a la semana, gran parte de la pérdida de peso lo es de músculo en lugar de grasa. Averigüe cuántas calorías necesita comer y quemar al día para perder un kilo por semana.

Trate de balancear su consumo de calorías durante todo el día. Si tiene antojos al final de la tarde, es posible que no coma lo suficiente, al principio del día. Coma de cinco a seis comidas pequeñas durante el día, comenzando con un buen desayuno.

Comer cinco porciones de frutas y verduras al día para ayudar a mantener la dieta de bajas calorías y un buen consumo de fibra. También tratar de comer una variedad de alimentos diferentes. Tenga en cuenta que sin azúcar y sin grasa no significa sin calorías.

Beba por lo menos 8-10 vasos de agua al día para ayudar a sentirse lleno y para prevenir la deshidratación.

Mantenga un registro de alimentos durante al menos tres días. Escribir lo que comes y cuando, le ayudará a aislar a los patrones de alimentación y los puntos problemáticos. Por ejemplo, usted puede descubrir que el pan con mantequilla y el café con leche que ha implantado para todas las mañanas, le deja insatisfecho, añada algunas de calorías a su consumo total.

Haga que su diario de alimentos sea analizado por un dietista profesional. El le ayudará a entender sus hábitos alimenticios y le ofrecerá un montón de estrategias para su mejora.

No corte por completo los alimentos prohibidos, lo harás tarde o temprano, permítase un poco de indulgencia, pero limitar la cantidad y la frecuencia. Por ejemplo, si usted no puede resistirse a comer el famoso pastel de chocolate de su madre todos los domingos, reducir sus postres durante el resto de la semana.

Haga ejercicio aeróbico 20-60 minutos, cinco a siete días por semana. Actividades aeróbicas como bicicleta, caminar, correr y nadar, todas queman toneladas de calorías y ayudan a acelerar su metabolismo. La adición de 2-3 días de entrenamiento con pesas es fundamental para la pérdida de peso.

De modo que, si usted es obeso o tiene sobrepeso y sufre de problemas de salud relacionados con el peso, trate de mejorar su calidad de vida logrando una pérdida modesta de peso. Si necesita realmente perder, debe estar dispuesto a comprometerse con cambios de por vida en su actividad física y en el comportamiento alimentario.

Deja tu comentario